[Total:4    Promedio:4.8/5]

¿Qué son las alforjas para una bicicleta?

Las alforjas son grandes bolsos laterales que se colocan en la bicicleta para llevar todos los utensilios y pertenencias que necesitamos cuando vamos a realizar un viaje en bici.

Si investigas por Internet, verás que hay un multitud de modelos. Si no sabes por cual decidirte, te damos algunos consejos, muy elementales, pero imprescindibles a la hora de tomar la elección correcta.

Clases de alforjas y bolsos

Alforjas Traseras:

Se colocan sobre el trasportín o parrilla trasera de la bicicleta. La capacidad de las mismas se mide en litros  y dependerá de las necesidades del cicloturista según el tipo de viaje y duración. Si nos dicen que unas alforjas tienen 40 litros de capacidad hemos de entender que cada una tiene 20 litros puesto que la capacidad es la suma de ambas.

Alforjas Delanteras:

Son las que van colgadas sobre unos soportes que se afianzan a la horquilla de la rueda delantera de la bicicleta. Suelen tener una  capacidad de 20 litros  (10 litros cada una).  No es extraño que cicloviajeros de largas distancia se decidan a poner otro par de alforjas traseras adelante, porque así disponen de mucha más capacidad.

Bolso trasero:

Va situado sobre las alforjas y la parrilla. La capacidad depende del uso que se le quiera dar, pero un buen tamaño es de 30 litros. Frecuentemente se utilizan para guardar la tienda de campaña, aislante, saco de dormir… puesto es lo más voluminoso y a lo que primero se ha de acceder cuando se desea acampar.

Bolso delantero o frontal:

Son bolsos cuya capacidad oscila entre 5 y 8 litros. Van colgados del manillar de la bicicleta y suelen utilizarse para llevar la documentación necesaria, teléfono, cartera, algo de alimento como frutos secos, barritas energéticas, un pequeño botiquín y en general cosas de poco volumen a las que se necesite acceder con facilidad y rapidez.

Bolso bajo el sillín de la bicicleta:

Generalmente se utiliza para guardar las herramientas que se necesitan para resolver una avería que pueda surgir en ruta. Se guardan elementos como una multiherramienta, desmontables, cámara, parches, eslabones para la cadena o una patilla para el cambio de repuesto.

¿Qué equipo de alforjas comprar?

Si vas a realizar un viaje en autosuficiencia durante varios días o, a lo sumo dos o tres semanas en condiciones “normales” (entiéndase: no pasarás por climas extremos por lo que no necesitarás material especial, tendrás ciudades próximas donde aprovisionarte…). Con dos alforjas y un bolso delantero tendrás suficiente. El equipaje extra o más voluminoso (tienda de campaña o saco de dormir) lo llevarás convenientemente protegido sobre la parrilla trasera y las alforjas, sujetándolo mediante unas gomas o pulpos.

Capacidad de las alforjas

En este punto hay opiniones para todos los gustos… hay quien afirma que cuanto más grandes mejor, porque como dice el refrán “lo grande lleva lo mucho y lo poco”. Esto tiene un problema, que siempre tendemos a llevar más de lo que necesitamos, y acabaremos llenándolas de forma que finalmente tendremos que pedalear con un peso elevado.  Así podemos endurecer mucho las rutas que tengamos planeadas si físicamente no estamos en buena forma.

En mi opinión, con un par de alforjas de 25 litros cada una ha de ser suficiente para llevar el equipaje necesario sin ir excesivamente cargados.

Alforjas individuales, mejor que dobles

Procura que las alforjas sean individuales. No adquieras las alforjas que van unidas entre sí, tienen varios inconvenientes. Por ejemplo, en el momento de quitarlas de la bicicleta y desplazarnos con el equipaje nos veremos obligados a llevar todo el peso a la vez  lo que puede resultar incómodo además de poco práctico.

Alforjas impermeables.

Esta es una de las características que más debemos valorar a la hora de elegir nuestras alforjas. Compremos unas que sean estancas. Mantendrán nuestras pertenencias secas y en perfecto estado de uso en cualquier condición meteorológica. Un chaparrón inesperado, con unas malas alforjas, puede resultar un desastre quedándonos sin ropa seca que ponernos a lo que podríamos sumar el deterioro que podrían sufrir algunas de nuestras pertenencias.

Solidez de los anclajes.

Durante un viaje en bicicleta los enganches de la alforja a la parrilla trasera sufren mucho por el peso y el traqueteo propio del camino. Asegúrate que las alforjas que compras tienen enganches sólidos, la rotura de uno de estos en pleno viaje es una faena que te obligará a agudizar el ingenio para solventar el problema y continuar hasta un taller donde te lo puedan solucionar. Llevar enganches de repuesto, puede ser una buena idea. Existen tiendas que tienen una surtida provisión de los mismos.

Las mejores marcas.

Existen multitud de fabricantes; con Ortlieb acertarás siempre, es una marca clásica del mundo del cicloturismo y su calidad está más que comprobada por multitud de biciviajeros. Otras alforjas de calidad serían Vaude, o las Mainstream MSX. Con cualquiera de estos fabricantes, siempre que cumplan con las condiciones que hemos descrito en este post, acertarás sin duda alguna.

No son artículos económicos, pero es cierto que son productos que te garantizan una elevada durabilidad y por tanto con el uso de las mismas, las iremos “amortizando”.

Alforja para bicicleta Ortlieb
Alforjas para bicicleta vaude
Alforjas para bicicleta Mainstream

Ahora bien, si estamos empezando en esto….¿seguro que necesitamos hacer una importante inversión en comprar unas alforjas para nuestra bicicleta híbrida? Si eres un recién llegado al cicloturismo y no sabes si vienes para quedarte  antes de comprar, te animaría que tratases de conseguirlas por otros medios. Puedes pedírselas a un amigo, buscar en páginas relacionadas con el camino de Santiago que las alquilen,  también puedes navegar por las clásicas páginas de ventas de artículos de segunda  mano o en foros relacionados con viajes en bicicleta donde tal vez encontremos unas alforjas a un buen precio y en buen estado y por supuesto…

Siempre nos quedará el …¡Do it yourself!

Si eres manitas y puedes recurrir al bricolaje de «guerra» y hacerte un par de alforjas que te resultar útiles para esas primeras salidas. A continuación te dejamos un vídeo que te puede servir de ayuda. Si en un futuro, tu afición a viajar en bicicleta aumentase o tu disponibilidad económica mejorara tal vez entonces sea el momento adecuado para comprarlas.

Y como no… siempre puedes hacer viajes con tu bici donde las alforjas no sean necesarias, para eso estás en la página adecuada 😉