[Total:6    Promedio:4.8/5]

Cicloturismo o el placer de viajar en bicicleta.

El cicloturismo sencillamente debemos entenderlo como practicar turismo en bicicleta. El deseo del viajero en bicicleta no es llegar el primero, ni realizar grandes etapas, ni tener la bicicleta más ligera del mercado para arañar unos segundos al cronómetro. El principal objetivo del cicloturismo es viajar, visitar los lugares tantas veces soñados  disfrutando también del trayecto. Para ello utiliza el medio de locomoción más económico y eficiente que el ser humano ha inventado para desplazarse: la bicicleta.

 

Cicloturistas hacia playa de Xago

 

El cicloturismo se puede practicar de multitud de maneras. Con voluminosas alforjas o muy ligeros de equipaje como quienes practican bikepacking. En autosuficiencia con la exigencia que esto supone y la independencia, aventura, satisfacción que produce. O en un viaje organizado con la tranquilidad que da el saber que  dormirás en un hotel, que siempre contarás con quién te pueda echar una mano, que no tienes que ocuparte de llevar peso extra y el aliciente añadido de hacer nuevas amistades mientras se pedalea. Se puede practicar tanto por la montaña, como por carretera, atravesando campos o ciudades. Sí, tal y como estás pensando…el cicloturismo tiene mil caras, tantas como practicantes.

Cicloturismo: Algunos consejos.

Tanto si vas a hacer un viaje en bicicleta de unos pocos días o como si estás pensando ir desde Madrid al Cabo Norte  existen algunas cuestiones que debes conocer.

Antes de comenzar el viaje en bicicleta:

  • Prepara y prevé: Si crees que tu forma física no es la adecuada, pues esfuérzate en mejorarla. Obtén la máxima información de los sitios por donde tengas pensado ir, mapas, alojamientos, áreas de acampada libre, el clima de la zona. Cuanto mejor preparado estés y más información tengas, más fácil te resultará enfrentarte a todas las situaciones que te surjan por el camino.
  • Mecánica básica: Saber cómo mantener tu bicicleta va a ahorrarte muchos problemas en tu periplo. Al menos deberás saber cómo reparar un pinchazo, cómo sustituir una cámara, cómo engrasar la cadena correctamente y por supuesto utilizar el tronchacadenas. Cambiar un radio, sustituir los cables del freno o del cambio son otras operaciones básicas que también debes saber realizar y para las que no se necesita herramientas voluminosas o pesadas..
  • Prueba el material: Antes de hacer el viaje que tienes previsto, carga la bicicleta con todo el material y haz un “viaje de prueba”. Aprenderás a circular con la bicicleta cargada y verás la diferencia con respecto a pedalear sin peso extra. Te verás obligado a montar la tienda, a utilizar el hornillo, a utilizar el saco de dormir. Y sí, también a recogerlo todo y volver a organizarlo sobre la bicicleta. Es una ocasión estupenda para familiarizarte con el material del que dispones e ir conociendo su funcionamiento.

Durante el viaje en bicicleta:

  • Levántate temprano y ponte en ruta. Estará más fresco y no hará  viento. Son dos aspectos que se agradecen cuando viajas en bicicleta.
  • Evita las horas punta y los lugares con mucho tráfico a motor siempre que sea posible. No circules de noche.
  • No dejes que el reloj te marque el ritmo. Trata de estar atento al discurrir del camino y disfruta de lo que este te ofrece. Que no te pueda la prisa.
  • Trata de tener siempre agua en abundancia: rellena los depósitos que tengas siempre que te sea posible. Además de para hidratar, el agua puede servir para limpiar una herida, extraer un cuerpo extraño de un ojo, lavarnos o cocinar. Es un preciado líquido del que no nos conviene prescindir.
  • Compra comida antes de que se agote la que tienes, porque es posible que el próximo punto donde abastecerte esté demasiado lejos y no conviene arriesgarse.
  • Recarga tus gadgets eléctricos siempre que tengas oportunidad
  • Si tus frenos actúan sobre las llantas, en largos descensos o bien si son estos muy pronunciados, haz paradas de vez en cuando para que se enfríen las llantas y evitemos, así, que los frenos dejen de ser eficaces o incluso que se produzca un pinchazo por el calor que puede recibir la  cámara.
  • Lleva la carga equilibrada, es decir la mitad del peso a cada costado de la bicicleta. El 60% atrás y 40% delante en caso de que lleves cuatro alforjas.
  • Evita pasar hambre, frío o sed. Porque cualquiera de estas cuestiones minan rápidamente la moral y disminuyen la capacidad física para rodar en bicicleta haciendo que un trayecto pueda resultar mucho más duro de lo que en condiciones “normales” sería.

Sobre la bicicleta

Para iniciarnos en el cicloturismo no necesitamos un último modelo ni una bicicleta de alta gama. Uno de los rasgos definitorios de una buena bicicleta de cicloturismo ha de ser su fiabilidad y sencillez. De esta manera con muy poco mantenimiento la conservaremos en perfecto estado de funcionamiento y en caso de avería no nos resultará ni muy difícil ni muy caro repararla.

Existen multitud de modelos y gamas de bicicleta de cicloturismo las más populares son las denominadas bicicletas híbridas o de trekking, no obstante puede resultar igual de útil una sólida bicicleta de carretera o una de montaña (preferentemente sin suspensión trasera). La bicicleta que escojamos ha de contar con transportín trasero o al menos ha de ser posible ponérselo, por lo que si disponen de ojales en las vainas traseras resulta mucho más cómodo instalar el portabultos.

Manillar

Debemos de buscar que el manillar de nuestra bicicleta nos permita sujetarnos y apoyarnos en él durante el tiempo que dura cada etapa (varias horas) en una postura natural y cómoda, y no nos produzca molestias en las cervicales ni mucho menos en los hombros, brazos, muñecas y manos.

Un modelo característico en las bicicletas de cicloturismo es el conocido como manillar de mariposa, o multiposición. La ventaja con la que cuenta es que el cicloviajero puede adoptar multitud de posiciones durante con la comodidad que esto supone.

Pedales

Para realizar un cicloturismo tranquilo, prescindiremos de pedales automáticos. Es cierto que con  ellos se maximiza la eficacia del pedaleo pero te obligan a llevar un par de zapatillas extra (aumentando el volumen de nuestro equipaje) porque si hemos de caminar, el calzado con calas de ciclismo es bastante incómodo. Es un calzado muy rígido con el que se resbala fácilmente sobre terreno rocoso, especialmente si está mojado. A todo esto añadiría el molesto claqueteo metálico que producen al caminar.

Luces

En España existe la obligatoriedad de llevar siempre que las condiciones lo requieran una luz blanca fija delantera y roja trasera. Aunque tengamos pensado circular siempre durante el día es posible que en algún momento debamos de atravesar algún túnel o de que por algún imprevisto nos veamos obligados a circular de noche. En la mayoría de los atropellos que sufren los ciclistas el conductor alega “no haberlo visto”. Esto último, junto que la obligatoriedad de la ley hacen que sea de la opinión que lo mejor es llevar siempre dos buenas luces que nos hagan visibles ante los conductores. En este caso debemos decidirnos por las mejores que podamos. Nos va la vida en ello.

Si la jornada ha resultado demasiado larga y se nos ha echado la noche encima, además de las dos luces anteriormente mencionadas, podemos arreglarnos con “un frontal” los hay a precios muy asequibles.

Casco

En España en vías interurbanas es obligatorio, hay multitud de precios y modelos. No es necesario gastarnos un dineral en él. Eso sí, asegurémonos que está homologado (así cumplirá con toda la normativa de seguridad exigida y garantizamos su calidad). Inclinémonos por uno lo más fresco y ligero posible además de que sea visible a distancia.

Ropa

Dependerá del tipo de viaje que hayamos planeado (época del año, latitud a la que nos encontremos…) pero no necesariamente debemos utilizar ropa de “ciclista”. Casi cualquier ropa cómoda podría servir. Es perfectamente reutilizable la ropa técnica de trekking. Aconsejo ropa de colores llamativos para que seamos mucho más visibles a los automóviles. Para posaderas sensibles, los culotes de ciclismo son imprescindibles.

Cubiertas

Nos decidiremos siempre por las cubiertas más estrechas posibles pero que sean adecuadas al terreno por el que tenemos previsto rodar y el peso que vamos a llevar. Unas cubiertas demasiado anchas, es cierto que son más confortables, pero lastran demasiado lo que  harán que nos agotemos antes y recorreremos menores distancias.

Sería muy aconsejable que dispusieran de una banda antipinchazos. Sin duda esto hará que el número de “imprevistos” se vean reducidos considerablemente y el viaje sea más placentero

Alforjas

El tamaño dependerá de la duración del viaje y de si lo vamos a realizar en autosuficiencia o no. He escrito un artículo hablando de las características generales de estos elementos, incluso he incluido un vídeo que explica como fabricar unas alforjas a partir de unas garrafas de plástico. De todas maneras te señalo la que para mi es una característica imprescindible: han de ser impermeables.

¿El cicloturismo es para mi?

Si tu así lo deseas, no lo dudes, eres un cicloturista. ¿Porqué estoy tan seguro? La respuesta es sencilla, porque los límites y recorridos los fijas tu. Por lo tanto, no es necesario que te plantees grandes objetivos, comienza con rutas sencillas, próximas a tu lugar de residencia y que te servirán para entrenarte físicamente al tiempo que para conocer el material del que dispongas. Te irás haciendo a la bicicleta, conocerás sus carencias y poco a poco la irás adaptando a tus necesidades.

El cicloturismo en España.

Paco Tortosa geógrafo de Vallada  y doctor en Geografía por la Universidad de Valencia es el autor de la guía pionera del cicloturismo en España: “España en bici”. Se publica por primera vez en 1984 cuando conceptos como cicloturismo o movilidad sostenible (ambos relacionados) eran desconocidos  en este país.  En 2016 se editó la cuarta edición revisada y mejorada. El autor ha recorrido de nuevo cada una de las rutas, renovando la cartografía y añadiendo fotografías a las existentes en ediciones anteriores alcanzando las 2000 en un total de 400 páginas. Un libro repleto de información y reflexiones personales de gran interés.

Sorprende enormemente el título del libro. La primera parte es meridianamente clara: “España en bici” en cambio la segunda “Cicloturismo de alforjas sosegado, poético y sensual” es desconcertante y atractiva al mismo tiempo. En ocasiones pienso que es una poética declaración de intenciones aunque cada vez me inclino más a creer que es una declaración de guerra a la sociedad de la inmediatez, la velocidad y me atrevería a decir, que de la apatía.

Libro España en bici, escrito por Paco Tortosa

 

Cicloturismo por las Vías verdes

Son  vías de tren abandonadas o que jamás habían estado en uso enfocadas a la práctica del cicloturismo y del senderismo. Allá por el año 1994 la Fundación de los Ferrocarriles Españoles patenta la marca Vías Verdes . Su página web cuenta con una detallada información. Desde la longitud al estado de conservación e incluso puedes descargar el track de las que más te interesen.

Hoy, los kilómetros de antiguas infraestructuras viarias recuperadas superan los 2700 km. por lo que se presentan como un enorme atractivo para los cicloturistas. Nosotros las recomendamos  especialmente para los menos expertos por los motivos siguientes:

  • Son extremadamente seguras por estar segregadas del tráfico a motor.
  • La pendiente que presentan es de poca importancia. El tren carecía de la capacidad para ascender fuertes cuestas, por lo tanto se recorren sin grandes esfuerzos.
  • Abundan las áreas recreativas o de descanso que cuentan con suministro de agua.
  • Cuentan con importante patrimonio industrial como atractivo turístico añadido .
  • Disponen de paneles informativos con la fauna y flora característica de la zona. También presentan carteles explicativos de los puntos más interesantes para el visitante.

Cuando lo estimes oportuno puedes plantearte retos mayores… o no. Cada cual debemos de realizar las actividades que más adecuadas nos parezcan conforme a nuestros gustos. En cicloturismo no hay ninguna norma  inquebrantable, salvo una… obligatorio disfrutar en nuestro viaje en bicicleta.