[Total:5    Promedio:5/5]

1.      Creo en la bicicleta, como mejor medio de locomoción en la ciudad. Es rápida en las bajadas y eficaz en las subidas. Me llena de energía y me hace sentir bien.

2.      Creo en recorrer la ciudad sin producir ruidos molestos a mis conciudadanos y sin que nadie tenga que respirar mis malos humos.

3.      Creo en el respeto a los pasos de cebra, semáforos y demás señales que me encuentro. Reniego de quienes pedalean por las aceras.

4.      Creo en la necesidad de ser visible ante el resto del tráfico. Por esto siempre llevo luces y una prenda reflectante cuando circulo de noche.

5.      Creo que no es necesaria una bicicleta cara para pedalear por la ciudad, pero sí en buen estado desde el punto de vista mecánico.

6.      Creo que siendo precavido y con la ayuda de un buen candado conservaré mi bicicleta durante muchos años.

7.      Creo que los ciclistas urbanos también somos tráfico, por tanto pedimos y mostramos respeto por el resto de los vehículos con los que compartimos espacio.

8.      Creo en el derecho a disfrutar de una buena salud y andar en bicicleta me ayuda a conseguirlo.

9.      Creo que la ciudad ha de ser segura para todos, en especial para niños y ancianos. La bicicleta contribuye a ello.

10.  Creo en la necesaria promoción de la bicicleta por los poderes públicos puesto que beneficia a toda la sociedad. Colabora en solucionar graves problemas urbanísticos, ambientales y de salud pública sin apenas coste.

Quienes abjuren, renieguen, incumplan o rechacen este credo, se verán condenados a llevar ruedines en sus bicicletas de por vida, para  vergüenza de su familia y risión de sus amistades.