[Total:1    Promedio:5/5]

Viajar a golpe de pedal es una manera sana, ecológica, asequible y sobre todo divertida de visitar y conocer nuevos lugares . La bicicleta es un medio de transporte que se adapta a cualquier terreno. Puedes ir en bicicleta a cualquier destino que te plantees. Tanto si eres un apasionado del ciclismo, estás cansado de las prisas,  eres un amante de la naturaleza,  un viajero empedernido, un ecologista convencido o sencillamente quieres viajar de manera diferente el cicloturismo es tu opción.

Si para realizar ese viaje en bicicleta con el que sueñas necesitas contar con el apoyo de una empresa especializada en cicloturismo debes saber que hay dos concepciones principales de viajes en bici: Tours en bicicleta con guía y tours en bicicleta autoguiados.

Tours en bicicleta con guía:

Estas actividades ciclistas habitualmente están diseñadas por experimentados cicloturistas que preparan cuidadosamente la ruta a realizar.

En estos viajes en bicicleta lo más frecuente es que un guía ciclista acompañe al grupo. Un segundo miembro conduce el vehículo que transporta el equipaje y da apoyo al resto de los participantes. Les suministra avituallamiento, agua, las prendas deportivas que necesiten y por supuesto recogiendo a los que se encuentren cansados, hayan sufrido una pequeña lesión o sencillamente no quieran pedalear más.

En este tipo de tours el número de participantes oscila entre dos y algo más de veinte personas procedentes de distintos puntos del país e incluso de otros países.

El apoyo y el personal varían dependiendo del tour y de la empresa que lo gestione. Si fuera un grupo muy grande puede darse la circunstancia que haya más de una persona ejerciendo de guía con la finalidad de que ningún despistado se extravíe.

La mayoría de las empresas que organizan viajes en bicicleta ofrecen la posibilidad a sus clientes de realizarlos con una de alquiler, por si estos no dispusieran de una o no quisieran utilizar la propia.

Si no quieres ocuparte de tener que planificar la ruta de cada día; ni de transportar el equipaje, ni de reservar hotel,  ni viajar en solitario y además saber que siempre habrá quién te pueda ayudar en caso de avería mecánica. Sin duda alguna la mejor opción para ti es realizar un viaje en bicicleta guiado.

Este tipo de cicloturismo te permite algo tan sencillo y cómodo como presentarte al inicio del recorrido, disfrutar del paseo y olvidarte de todas las cuestiones organizativas.

Tours en bicicleta autoguiados:

Un recorrido en bicicleta autoguiado tiene muchas similitudes con uno guiado y algunas diferencias. Depende de los servicios que el participante desee que la empresa organizadora le prepare.

Existen cuatro diferencias principales:

  1. El cliente puede elegir qué ruta desea realizar y cuando puesto que no son programadas. Incluso se le puede diseñar un recorrido en exclusiva para que pase por los lugares que al cicloturista le parezcan más reseñables e interesantes.
  2. Como su nombre indica, estos tours no cuentan con un guía que les lleve por la ruta previamente diseñada.
  3. El número de personas que participan en un tour autoguiado suele ser pequeño  y todos se conocen entre ellos. Por esta razón la posibilidad de  hacer nuevas amistades mientras viajan con sus bicicletas es menor.
  4. Los conocimientos que estos viajeros han de tener sobre mecánica. Han de ser capaces de solucionar averías elementales. Reparar un pinchazo o cambiar una cámara es imprescindible. También es más que conveniente, dominar alguna otra técnica como sustituir un eslabón roto de la cadena haciendo uso del imprescindible tronchacadenas y continuar pedaleando.

Los viajes en bicicleta autoguiados suelen ser más económicos porque son más sencillos de elaborar. No cuentan con guía entre sus servicios y no siempre necesitan transporte de equipaje. Son más flexibles y dan más libertad al cicloturista. Pueden salirse del camino previamente diseñado siempre que les apetezca o parar cuando les venga en gana puesto que no deben de seguir la dinámica del grupo.

Si deseas elegir tus compañeros de viaje, pedalear a tu ritmo y marcar el horario. Un viaje autoguiado, es sin duda, la opción que más te conviene.